Actualidad | Noticias | 14 MAR 2016

El 45% de los menores accede a Internet desde dispositivos sin filtros de contenidos

Según un informe de Monsan existe en España un aumento exponencial de delitos y fraudes a través de dispositivos móviles
ninos tecnologia

Las nuevas tecnologías han cambiado las relaciones sociales y se han convertido en una herramienta imprescindible en el día a día de las personas. Si bien es cierto que los adultos se han adaptado bien al uso de las nuevas tecnologías, aunque lo han hecho con cierta lentitud y dificultad, lo es también que los más jóvenes ya dominan su uso desde su nacimiento, pues conviven con ellas y les sacan el máximo partido.

En este contexto, Monsan, conscientes de este problema en la sociedad actual y en su afán de continuar fieles a su compromiso de Responsabilidad Social Corporativa muestra su decálogo de prácticas en el uso de dispositivos móviles para advertir como un uso inadecuado de estos instrumentos expone a adultos y menores a ciertos riesgos.

Se trata de una reflexión básica para favorecer la educación y acompañamiento en el uso seguro y responsable de las Nuevas Tecnologías. Entre las advertencias se destacan entre otras hacer un uso útil y racional del móvil y evitar llamadas repetitivas.

Ser breve, conciso y estructurado en las llamadas y hacer uso de los programas de control parental. Asimismo establecer normas claras para regular el uso del terminal móvil y no emplear esta tecnología fraudulentamente. No burlarse de otro ser humano y no engañarle. No crear identidades falsas. Y sobre todo, establecer un diálogo efectivo y continuado entre padres e hijos.

 

El escenario actual

Según informan desde Monsan, actualmente existe un aumento exponencial de delitos y fraudes a través de dispositivos móviles. De hecho, el 67% de los menores de 15 años tiene móvil, el 45% de los menores accede a la red desde dispositivos que no poseen filtros de contenidos y el 53% de los españoles es adicto al móvil, según datos publicados y recogidos por la empresa. Asimismo, se incrementa también la Nomofobia -el miedo a salir de casa sin el teléfono- y el 40% de los jóvenes, entre 18 y 30 años, asegura que no puede vivir sin su smartphone.

En este sentido, estos datos demuestran que existe una despreocupación generalizada, especialmente entre los más jóvenes, por su privacidad identitaria que degenera en: exposición de información personal y confidencial, falta de protección ante desconocidos, grooming o ciberacoso sexual, ciberbulling o acoso escolar a través de Internet, en definitiva una mayor probabilidad de ser víctima de algún tipo de fraude o estafa. Las cifras no engañan: El 12’8% de los jóvenes ha utilizado páginas de contenido sexual por curiosidad. El 9’1% ha falsificado su identidad en foros, chats, o redes sociales, y el 7’8% ha enviado por mail fotos de otra persona para reírse con sus amigos.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información