Actualidad | Noticias | 07 MAY 2016

El brazo podría ser la nueva extensión de la pantalla táctil del 'smartwatch'

Un anillo desarrollado por investigadores de la universidad de Carnegie Mellon (Pensilvania, Estados Unidos) permite utilizar el brazo y la mano como 'touchpad'. Funciona emitiendo señales de alta frecuencia, aunque tiene aún muchas deficiencias.
smartwatch
Redacción

Los smartwatches han llegado con fuerza al mercado, pero se encuentran con varias limitaciones que deterioran sus capacidades y manejo. La más importante es, sin duda, el pequeño tamaño  que dificulta sobremanera la función táctil de estos dispositivos. Pues bien, investigadores de la universidad de Carnegie Mellon (Pensilvania, Estados Unidos) han desarrollado una nueva tecnología que permite utilizar todo el brazo como pantalla táctil.

Skin Track, así se llama la solución, permite el seguimiento y el continuo contacto en brazos y manos, así como detectar toques en la piel, con una funcionalidad similar a la de los botones o los controles deslizantes. De este modo, se formará una especie de touchpad con una mayor superficie de información y comandos. La frustración y los errores de los usuarios se reducirán progresivamente con este nuevo desarrollo.

A diferencia de otros dispositivos que han utilizado recubrimientos flexibles o combinaciones de cámaras y proyectores, Skin Track solo requiere el uso de un anillo especial, que produce una señal de alta frecuencia cuando un dedo toca o se acerca a la superficie de la piel.

“Un problema importante con los relojes inteligentes y otras piezas digitales es su tamaño. El dedo bloquea gran parte de la pantalla al interaccionar con ellos. Por eso, su interfaz tiende a ser muy básica, limitándose a pocos botones o golpes de dirección”, ha explicado Gierad Laput, estudiante de la universidad y miembro del proyecto de investigación.

Los desarrolladores, por el momento, han usado esta solución en juegos, para desplazarse por listas, para acercar y alejar los mapas y utilizar teclados de marcación. Esta tecnología permite, además, determinar cuándo un dedo estaba tocando la piel con el 99% de exactitud, ya que las señales que se emiten desde el anillo conectan con electrodos integrados en la correa del reloj. “Es posible localizar el origen de esas ondas electromagnéticas debido a que la fase de las ondas varía”, aseguran desde la universidad en un comunicado.

“Lo bueno de Skin Track es que no es molesto, los relojes y los anillos son elementos muy comunes para la gente”, cree Yang Zhang, también miembro del equipo de investigación.

Otros miembros aseguran, incluso, que se les hace moleste escribir en los teléfonos, por lo que este invento puede ser más que útil. Sin embargo, se han encontrado algunas deficiencias como por ejemplo la duración de la batería del anillo o como interactuar cuando el usuario lleva ropa de manga larga. Desde la universidad reconocen que el dispositivo tiene algunas limitaciones, porque además de estos inconvenientes, las señales también tienden a cambier a medida que el anillo se usa durante largos períodos de tiempo, mediante el sudor o por el simple hecho de que el cuerpo está en constante movimiento.

Por otra parte, los investigadores aseguran que las señales de alta frecuencia emitidas no son perjudiciales para el usuario.

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información