Actualidad | Noticias | 04 MAY 2018

Ética e inteligencia artificial; el necesario enfoque multidisciplinar

Los retos a medio plazo de la inteligencia artificial no son unos robots asesinos, sino más bien la sustitución de puestos de trabajo.
Inteligencia artificial
Nerea Bilbao

En 2018, el gasto total en TI alcanzará los 3,7 billones de dólares, lo que supone un incremento del 6,2% con respecto a cifras de 2017, según datos de Gartner. El motor de este crecimiento serán las inversiones en tecnologías como blockchain, machine learning e inteligencia artificial (IA en adelante). “El número de empleos afectados por la inteligencia artificial variará dependiendo de la industria; durante 2019 la sanidad, el sector público y la educación verán una demanda creciente de empleo, aunque el sector de la producción será el más afectado. A partir de 2020, la creación de trabajos relacionados con IA irá en aumento hasta alcanzar los dos millones de empleos netos en 2015”, aseveran desde la consultora.

La fuerte inversión en inteligencia artificial ayudará a “recuperar”, dice la firma de análisis, hasta 6.200 millones de horas de producción de empleados. Dicho de otra manera, la tecnología llevará a cabo algunas de las tareas que hasta ahora hacían los humanos.

Y es que los retos a medio plazo de la inteligencia artificial no son unos robots asesinos, sino más posiblemente la sustitución en puestos de trabajo.

 

Una constante en 250 años

La tecnología ha sido históricamente ser una poderosa herramienta para automatizar tareas. Ya en el siglo XIX, el movimiento social ludista protestó contra las nuevas máquinas que destruían empleo. Estas máquinas han ido evolucionado y mejorando hasta automatizar tareas y procesos que antes requerían de un humano. Según un estudio elaborado por la Universidad de Ball State, entre los años 2000 y 2010 el 85% de los empleos perdidos tuvieron una razón en común: la automatización. Otro estudio elaborado por Frey & Osborne en colaboración con investigadores de Oxford va más allá: el 47% de los empleos son susceptibles de ser automatizados. Y este porcentaje puede aumentar en la medida de la optimización de la tecnología;  desde hace una década una máquina puede detectar objetos, escribir código y hacer traducciones entre idiomas y en tiempo real.

 

Lea el reportaje completo en el especial Inteligencia Artificial de ComputerWorld haciendo clic aquí 

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios