Actualidad | Noticias | 28 JUN 2017

Las dos caras de la tecnología: la destrucción y la salvación del medio ambiente

En un mundo tan cambiante como en el que vivimos, la tecnología debe responder a los nuevos retos que ofrece la transformación digital y al mismo tiempo reducir la contaminación con todo lo que engloba para el cuidado del medio ambiente. Por ello, cada vez son más las empresas que centran su actividad en ser más respetuosas con el entorno. Se empieza a hablar de las 'empresas green'.
medio ambiente
Claudia Ortiz-Tallo

 

Se dice que la finalidad de la tecnología es transformar el entorno humano para adaptarlo mejor a sus necesidades y deseos. De hecho, la ciencia y la tecnología son dos procesos que están estrechamente vinculados entre sí e inciden directamente sobre la sociedad.

Durante mucho tiempo, las necesidades industriales y tecnológicas se han satisfecho sin prestar atención a los posibles daños causados al medio ambiente; y sin pensar que estos mismos sectores pueden servir incluso para ayudar a su conservación. Sin embargo, según los últimos datos publicados por Eurostat, el 85% de las compañías llevan a cabo actividades sostenibles para el medio ambiente. Y, como es de esperar, han sido las grandes empresas –más que las medianas y pequeñas– quienes han llevado a cabo más iniciativas de este estilo por una cuestión económica.

A medida que utilizamos más y más recursos, los niveles de CO2 aumentan progresivamente y potencian el efecto invernadero, provocando el calentamiento global. El “Informe de la situación de las emisiones de CO2 en el mundo (Año 2015)”, elaborado por el economista y consultor medioambiental Arturo de las Heras con la coordinación de la Fundación Empresa y Clima, evidencia que las emisiones en el mundo se han moderado significativamente, si bien todavía no se ha llegado a un punto de inflexión. En Europa, por ejemplo, la tendencia sigue hacia una disminución progresiva.

De hecho, según la segunda edición del estudio “Second Hand Effect” elaborado por Vibbo, el mercado de segunda mano redujo el impacto medioambiental de CO2 en 700.000 toneladas en 2016. En otras palabras, comprar y vender objetos de segunda mano representa una enorme contribución al medio ambiente.

En cuanto a los españoles, en los últimos veinte años la concienciación ambiental ha crecido de forma exponencial. Según datos recientes del CIS, más de un 76% de los ciudadanos están muy o bastante interesados en ecología y medio ambiente, mientras que en 1996 esta cifra no alcanzaba el 60%.

Lea el reportaje completo en nuestra revista digital haciendo click aquí 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información