Actualidad | Artículos | 20 JUL 2015

Niños vs Redes Wifis (24x7)

¿Para qué quieren los colegios tener una red Wifi 24x7?
Ninos-jovenes-colegio-escuela
Tomás Isasia Infante y Alezeya Sánchez

Como padres preocupados por sus hijos, muchas veces nos preguntamos si la comida que les damos o que toman en el colegio es la adecuada, si el deporte que practican es el conveniente, si los esfuerzos que hacen con los estudios son suficientes, si van a estar seguros o no cuando salen a la calle a jugar, pasear o practicar deporte con los amigos, si las decisiones que tomamos para con ellos son acertadas o no, pero rara vez nos preocupamos de qué es lo que pasa con las ondas de radio, con las antenas de telefonía, las de la TV o los “Wifis”. No nos preocupamos, simplemente porque no lo vemos, son invisibles.

En España, existen unos 6 millones de niños con edades comprendidas entre los 3 y los 16 años,  que pasarán, a lo largo de su ciclo educativo, entre 10.000 y 13.000 horas en centros escolares en los que, es muy posible que existan conexiones WiFi propias del centro o en los alrededores del mismo. Esto implica que se verán sometidos durante ese largo período, en el que son particularmente vulnerables, a un agente catalogado como posiblemente cancerígeno.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), a través de la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC), tiene clasificados desde mayo de 2011 los campos electromagnéticos generados por móviles y WiFis en la categoría “2B”, en otras palabras, posibles cancerígenos (http://www.iarc.fr/en/media-centre/pr/2011/pdfs/pr208_E.pdf). Las emisiones de las ondas radioeléctricas del WIFI son tres veces más potentes que las emitidas por un aparato de telefonía móvil. Los campos electromagnéticos de radiofrecuencia o microondas pueden considerarse genotóxicos (dañan el ADN de las células) bajo ciertas condiciones de exposición, incluyendo los niveles de exposición que están por debajo de los límites de seguridad existentes. Existen estudios que rebaten el daño que pueda causar el WiFi o que indican que no está 100% comprobado que puedan ser tan perjudiciales. Y por ello, se trata de un tema tremendamente polémico y que suscita innumerables debates todavía hoy en día y a pesar de lo que dice la OMS.

Vamos a contar una historia que podría ser personal y/o real o ficticia, de uno de nosotros que tenía a uno de sus hijos estudiando en uno de los 5 mejores colegios privados de España y el 1º en Madrid (https://www.dropbox.com/s/4gla8asxev6lp21/Ranking_2013.pdf)

Así que pasamos la narración a primera persona:

En este colegio todo o casi todo era un “Elemento Digital”, pizarras, tabletas, ordenadores portátiles, programación, deberes a través de aplicaciones web, robótica, etc.

Y yo  estaba encantado con ello ¡Mi hijo podría programar robots desde los 6 años!

Todo era muy bonito hasta que visité el colegio varias veces a horas a las que no debería (entrada/salida) y me di cuenta, fui consciente, de que no era oro todo lo que relucía.

Me entró pánico, y como conocía el colegio perfectamente, me dediqué a pasear por el mismo, a descubrir la cobertura de las redes WiFis propias del centro y la cantidad de nodos que existían. Me di cuenta de que había muchísima cobertura en sitios en los que no debería, y mientras hacía esto me preguntaba una y otra vez ¿Para qué quiere un colegio una red WiFi?

Yo como amante de la conectividad, me justificaba a mí mismo, y me decía “para hacer uso de las tabletas y los portátiles”, pero ¿Era necesario que los niños de 5, 6, 7 años los utilizaran? ¿Para qué? Por el tipo de colegio seguro que tenían varios en casa y que ya los manejaban allí, y ¿Era necesario que el WiFi llegara a las zonas que no están destinadas al uso ni de las tabletas ni de los portátiles?

Tomé conciencia sobre el uso indebido que se le podían dar a las WiFis y la cantidad de radiación que estaban recibiendo los niños. Ya había muchísimos puntos de acceso WiFi (el colegio era grandísimo) y mi grado de preocupación subía y subía mientras volvía a preguntarme:

Yo seguía con el pensamiento rumiando en mi cabeza, ¿Para qué quiere un colegio WiFi? Así que saqué la herramienta y comprobé el tipo de cifrado del que disponían: no eran muy seguras. Y entonces me hice más preguntas:

  • ¿Saben los colegios que si se comete un delito desde sus WiFi son los responsables de ello?
  • ¿Sabe alguien en un colegio que si se comete acoso a un alumno y se sube una imagen y/o video del hecho, el colegio es el responsable?
  • ¿Saben los colegios que alguien con algunos conocimientos informáticos y de seguridad de redes ajeno a la institución puede conectarse a su red y cometer un acto delictivo y que los responsables son ellos?
  • ¿Saben los colegios el peligro al que están exponiendo con estas radiaciones a los alumnos?
  • ¿Saben que si un alumno conecta su móvil al WiFi y alguien malintencionado accede a sus datos del móvil están contribuyendo a cometer un delito?

Como podéis imaginar la respuesta es sencilla: No, no lo saben.

La conclusión que sacamos es INTERNET SI, WIFI NO. Un colegio no necesita WiFi y menos 24x7 para nada, como mucho uno/dos y en la clase de informática, pero ¿Cómo entonces se solucionan las clases en que los alumnos utilizan las tabletas y/o los portátiles? Ya que como todos sabéis las tabletas para utilizar ciertos programas necesitan WiFi, pero no necesitan un WiFi permanente, un WiFi 24x7.

La solución es muy sencilla un adaptador WiFi de quita y pon. Según se reparten las tabletas y o portátiles para trabajar, en el mismo carrito que los traen, viene un adaptador WiFi, se enchufa y se da la cobertura justa y necesaria, cuando se acaba la clase de desenchufa, se recoge y se pasa a la clase siguiente.

Las ventajas:

-  Nuestros hijos reciben menos radiación
- Tenemos siempre controlado el acceso a internet y el WiFi, bien configurado
- Podemos incluso filtrar por MAC los dispositivos para que solo los dispositivos del colegio se conecten.

PD: Para los portátiles, también podemos utilizar un switch y cables de red (sin radiación).

Ante esto, como padre, siempre pienso lo mismo: Ante la duda de que mis hijos puedan estar expuestos a algo que no sabemos si es inocuo o malo, por qué no optamos por el “NO, por si acaso” y optamos por el “SÍ, y ya veremos si se demuestra que es malo”.

Como padres, sin duda, deberíamos optar por el NO

Fuentes y enlaces de interés:

Tomás Isasia Infante

Padre, emprendedor, innovador, experto en consultoría tecnológica, divulgador de seguridad IT, chef y jugador de golf ocasional. Madrid, España.

 

Marlon Molina

Alezeya Sánchez

Madre 24x7; Sing Star; Directora IDG Millennials, IDG Comunications, España; Directora y presentadora de AlezeyaTV (@AlezeyaTv);  Divulgadora sobre nuevas tecnologías; Bióloga; Analista de THIBER, the cybersecurity think tank(@THIBER_ESP). Madrid, España.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información