Actualidad | Noticias | 20 NOV 2015

¿Qué necesitan las universidades en el despliegue de redes WiFi?

La alta demanda de este tipo de redes las convierte en un elemento imprescindible de los campus, pero hay varios requisitos fundamentales para su correcto funcionamiento.
Wifi-cloud-router-transferencia
NetworkWorld

La conexión Wi-Fi ya no es un complemento aleatorio en las prestaciones de los centros educativos. Se han incorporado los materiales educativos a los portátiles, móviles y tables, hasta el punto de que cerca de un 74% de los universitarios se conectaron a la red inalámbrica del campus en el último año.

En los campus españoles existe cada día una media de 21.745 conexiones a redes WiFi, elevándose a 8 millones de conexiones al año, dato que va en aumento, según el último informe UniversiTIC. El número medio de estudiantes diferentes que se conectan es de 19.384, lo que representa un porcentaje medio de 73,99% de los estudiantes totales.

La inversión en equipamiento tecnológico de uso común que las universidades ponen a disposición de la comunidad universitaria también ha aumentado notablemente en forma de equipamiento de aulas, acceso y calidad de la red inalámbrica. Cuatro piezas son fundamentales en el despliegue de tecnología WiFi, según Ruckus Wireless.

Por un lado, los despliegues deben ser simples y rápidos. Los campus no poseen, con frecuencia, mucho personal, asi que  una solución WiFi sencilla, y que pueda desplegarse en poco tiempo, es vital.

Por otro, el sportar una alta densidad. No hay que olvidar que la red va a soportar una gran densidad de usuarios conectados de forma simultánea. Además, en muchas clases se empieza a emplear el envío de vídeo en alta definición a los dispositivos de los estudiantes como un elemento más de enseñanza y el Wi-Fi debe poder soportarlo.

También hay que tener en cuenta el control multi-tenant.Las universidades requieren de sistemas de control separados para cada facultad, escuela o incluso departamento, para permitir que cada una de estas entidades pueda administrar la red por separado pero sin que se pierda el control centralizado del departamento de TI.

Y por último, las soluciones deben ser flexibles y fácilmente escalables. Los centros universitarios no pueden permitirse el lujo de renovar sus soluciones de red inalámbrica cada tres o cuatro años. Deben estar preparados para poder soportar las nuevas necesidades de sus usuarios y una solución flexible y que pueda escalarse es crucial para poder absorber las futuras demandas.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información