Actualidad | Noticias | 16 ABR 2016

Transformación digital: cómo sobrevivir y prosperar

Puede ser la estrategia que permitirá a las empresas ser disruptivas e innovadoras y crear nuevos modelos de negocios digitales. Y quién sabe si ser los próximos Amazon o Uber.
transformación digital
Toñi Herrero Alcántara

Actualmente hablamos de reinvención, reingeniería y, sobre todo, de esa palabra omnipresente: disrupción. La transformación digital es uno de los temas más importantes en la mente de los ejecutivos de todos los sectores, sobre todo los de las empresas tradicionales que se preguntan si su sector será el siguiente en ser "uberizado" o "amazoneado". Los que tienen visión de futuro se están preguntando cómo pueden ser ellos mismos disruptivos mediante la creación de un nuevo negocio digital y responder con su propia experiencia de transformación digital. Más allá de estas grandes referencias de modelos de negocio disruptivos, la nueva era digital está trayendo nuevas oportunidades como, por ejemplo, smart cities, Internet de las cosas (IoT) o el digital banking.

Las pequeñas empresas tendrán que encontrar nuevos nichos de mercado, así como tratar de crear sus propios nuevos valores. Y las grandes también tendrán que tratar de cambiar el rumbo de sus barcos. Pero el viaje exige planes de trabajo y la ejecución requiere de plazos. Como la transición digital de cada organización será única y compleja, puede ser útil contar, a modo de inspiración, con varios pasos clave definidos en un informe encargado por Hewlett Packard Enterprise a la Unidad de Inteligencia de The Economist, y válidos para diferentes industrias.

 

Primera fase: diseñar el propio negocio disruptivo

La primera fase pasa por diseñar el modelo de negocio de la futura empresa bajo el que se construirán las estructuras tecnológicas y de seguridad de datos. Para ello uno de los primeros pasos es crear el modelo de negocio final. Según el experto en disrupción Geoffrey Moore, autor de Crossing the Chasm, "cada década más o menos la empresa debe obtener una nueva línea de negocio que tenga un crecimiento excepcionalmente alto de ingresos". Esto significa disrupción. Sin embargo, el futuro modelo de negocio puede ser un cambio tan radical con respecto a la empresa que el proceso de planificación puede no funcionar. Por eso se recomienda comenzar por los propios activos digitales. Y es que cada empresa tiene una serie de iniciativas digitales ya en marcha que deben ser catalogadas, revisadas y utilizadas como base de partida.

A continuación se trata de iniciar un proceso de innovación para diseñar el nuevo modelo. El uso de las funcionalidades de la nube puede proporcionar un entorno para experimentar de manera rápida y donde un posible fracaso tendrá un bajo coste. Aunque hay que tener presente que las empresas existentes no empiezan desde cero por lo que el segundo paso es evaluar sus activos y pasivos existentes frente al futuro modelo de negocio. Una parte del diálogo actual sobre la disrupción se centra en los puntos débiles de las tecnologías tradicionales en las empresas tradicionales (tecnologías heredadas, incapacidad para atraer talento tecnológico, etc.). Pero la firma tradicional no debe subestimar las ventajas que aporta. El paso final es la ejecución: algunas empresas tradicionales están recurriendo a las adquisiciones y asociaciones como una vía para el cambio digital más que a la opción de hacer desarrollos ellas mismas. Así, la combinación con un disruptor existente puede acelerar el tiempo de salida al mercado de la empresa, una nueva ventaja crítica en el área digital.

 

Segunda fase: creación de arquitecturas

Una segunda fase es la creación de arquitecturas para el nuevo negocio, necesaria para propiciar una disrupción en la empresa. En este punto está el cuarto paso que es la definición de una arquitectura TI óptima y entra en juego la nube y la decisión de cuántas aplicaciones llevar.  Después de todo, muchas de las nuevas empresas disruptivas se basan en los bajos costes y en la agilidad técnica que la nube les proporciona. Aunque cada empresa tendrá que tomar su propia decisión sobre las soluciones de nube pública, privada, y las soluciones on-premise en función de sus necesidades empresariales y de seguridad. Esta solución híbrida es un medio de combinar la agilidad de nube con la previsibilidad de TI tradicional.

El quinto paso de la propuesta de hoja de ruta para facilitar la transformación digital pasa por realizar una auditoría sobre la tecnología heredada, para evitar que pueda resultar un freno. Lo que antes eran limitaciones se podrían estar convirtiendo un serio lastre; por ello es necesario planificar el reemplazo de estos pasivos cuando sea necesario.

El sexto paso es el de construir una arquitectura de TI, teniendo en cuenta la posibilidad de una "doble velocidad": por un lado hay que conjugar las tecnologías que albergan sus listas de clientes, información de productos y sistemas de back office con las expectativas digitales de los clientes, establecidas por Amazon y Facebook, que están esperando una interfaz digital excepcional. Aunque el modelo de las dos velocidades presentará desafíos de integración significativos, puede ser una solución práctica a las realidades de back-office de muchas empresas.

 

Fase final: garantizar la seguridad y acelerar la disrupción

La transformación digital presenta riesgos durante el viaje pero también es una oportunidad para mejorar los estándares generales de seguridad. La seguridad de los datos es una de las principales preocupaciones. Por ello, y como séptimo paso, se recomienda diseñar una estrategia de seguridad de los datos para el futuro negocio y el nivel previsto de amenazas. Esto requiere un nuevo grado de flexibilidad y escalabilidad en las estrategias de seguridad.

Pero también es fundamental mantener la seguridad durante la transformación ya que se trata de un período de riesgo elevado. Finalmente el noveno y último paso recomendado por la Unidad de Inteligencia de The Economist insta a convertir la disrupción en una ventaja en la seguridad de los datos ya que proporciona una oportunidad para integrar los estándares en toda la empresa.

No cabe duda de que no hay un calendario correcto para la creación de un nuevo negocio digital sino que cada empresa elegirá el propio. Pero la nueva competencia digital va a hacer las empresas se muevan rápido; de hecho la mayoría de las transformaciones de negocios deben tener lugar entre seis y 12 meses. Y esto es, sin duda, velocidad de la luz para la creación de un nuevo negocio. Para facilitar las cosas, hay ciertas características del mundo digital que pueden permitir un enfoque más rápido como aprovechar las nuevas tecnologías en la nube y los sistemas virtualizados. La tecnología permite a las nuevas empresas llegar al mercado de manera más rápida y más barata que nunca. Pero este tipo de transición no ocurrirá en una noche: el proceso debe ser deliberado, modular, planificado y construido en una enérgica línea de tiempo. Esa es la realidad de auto disrupción y del viaje de la transformación digital.

 

Contenido ofrecido por Business Value Exchange

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información