Ciberseguridad | Noticias | 22 DIC 2016

Google demandada por un empleado por extralimitarse en sus políticas de confidencialidad

El directivo de Google habría informado a 65.000 empleados de la propia compañía que el demandante fue despedido por fugas de información a la prensa, mientras que el empleado alega diversas causas asociadas a la extorsión sufrida por las estrictas políticas de confidencialidad de la compañía.
Google edificio
John Ribeiro, IDG News Service

Un director de producto de Google ha demandado a la compañía por infringir presuntamente acuerdos ilegales de confidencialidad, políticas y prácticas que entre otras cosas, prohíben a los empleados hablar incluso internamente sobre determinadas conductas y defectos de productos por temor a que tales declaraciones puedan ser utilizadas legalmente en su contra ante litigios o demandas de empresas, particulares o gobiernos.

Las políticas alegadas que se citan que violan las leyes de California, restringen el derecho de los empleados a hablar o verter comentarios sobre determinadas acciones de la compañía con departamentos de gobiernos, abogados, así como con los medios de comunicación. El empleado que acusa a la compañía también destaca cómo en algunos casos se impide el poder hablar con su pareja o cónyuge, o círculos de amigos, hasta el punto que no se puede opinar sobre como los mandos superiores desempeñan su trabajo. Así lo refleja una queja que ha sido interpuesta el pasado martes en la Corte Superior de California del condado de San Francisco.

"Las políticas prohíben a los empleados de Google usar o revelar todas las habilidades, conocimientos y experiencias adquiridas cuando dejan de trabajar en la compañía y pasan a trabajar para otra", según refleja la queja, que alega que las políticas de confidencialidad de la compañía son contrarias al Código de Trabajo de California, la política pública y los intereses del Estado.

El equipo de investigación global de Google también deja en manos de los empleados el hecho de informar sobre sus compañeros que pueden haber revelado cualquier información acerca de la empresa, de acuerdo con la queja, que ofrece una imagen que contrasta con la brillante imagen que normalmente se obtiene sobre el lugar de trabajo de Google con sus cultura de mente abierta.

Bajo un programa llamado Stopleaks, Google también pide a los empleados que informen sobre cosas extrañas que puedan suceder a su alrededor, como el hecho de que una persona haga excesivas preguntas o se interese de manera insistente sobre un proyecto distinto al que él está asignado, destaca la queja. También se dice que los empleados tienen prohibida la realización o colaboración en un libro que hable sobre alguien que trabaja en la empresa sin que la propia Google apruebe la idea del libro y el borrador final.

Con dichas políticas, la compañía de Silicon Valley pretende controlar a toda la ingente cantidad de empleados que actualmente trabajan en ella y a aquellos que pasan por la misma, limitando las competencias y evitando que puedan infringirse determinados derechos de malas conductas. La queja ahora interpuesta afirma que el caso no se refiere a los secretos comerciales de Google, sino que hace mención a la privacidad del consumidor y a la información que no debe divulgarse bajo la Ley, reflejando el uso que hace la compañía sobre aspectos de confidencialidad y otras políticas para fines ilegales e impropios.

En la demanda, el empleado anónimo que se ha presentado como John Doe afirma que Brian Katz, director de investigaciones globales, servicios de inteligencia y de protección de Google, había informado de forma falsa a unos 65.000 empleados de Google que el demandante había sido despedido por fugas Información a la prensa, sin nombrarlo. Katz y Google lo acusaron de chivo expiatorio para asegurarse de que otros empleados siguieran en línea con las políticas de confidencialidad de la compañía, según refleja la queja.

Hasta el momento no tenemos la versión oficial de Google y lo que opina al respecto. La compañía ha sido citada por algunos medios indicando que los requisitos de confidencialidad de los empleados están diseñados para proteger la propiedad de la información comercial, sin impedir que los empleados divulguen información acerca de los términos y condiciones de empleo o preocupaciones en su lugar de trabajo.

El empleado ha pedido a la Corte de California que tenga en cuenta cada una de las 12 presuntas violaciones que se habrían infringido bajo la Ley que impera en el Estado de California.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información