StartUp | Artículos | 02 JUL 2016

Lloyds Bank aprende a conocer el cliente con la ayuda de Big Data y la Computación Cognitiva

Big Data puede ayudar al banco a conocer a sus clientes y predecir su comportamiento
Nick Williams
Marlon Molina

Durante el Foro de Transformación Digital organizado por la revista The Economist, tuve la oportunidad de conversar con Nick Williams, director de consumo de Lloyds Banking Group. En la institución han pasado por un proyecto de más de 4 años de transformación digital, con un objetivo muy claro: mover la empresa al lugar donde está el cliente.

Este es un tema que toda empresa debe afrontar, y por el que están pasando las empresas más pioneras. Sin embargo yo he recogido otra lección, y una muy importante, relacionada no con la usabilidad, sino con la nueva forma de hacer negocios.

Creo que los bancos están en una posición estratégica, pero si no la aprovechan los usuarios nos vamos a haber marchado para cuando se den cuenta.

Nick Williams me enseñó una visión muy diferente, “el banco conoce al cliente, y posiblemente mejor que el mismo cliente a sí mismo”. El banco sabe todo lo que he comprado, lo que he gastado, dónde voy a comer (cuando uso medios de pago electrónico), si soy impulsivo, si planifico. Hay un programa en piloto en el cual Lloyds Bank Group tiene la capacidad de proyectar mis gastos a futuro, podrá “predecir” cuánto dinero voy a tener a fin de mes.

Una oportunidad de oro. No para abusar de los datos que tiene, sino para convertirse en mi mejor socio. Simplemente imaginar que con la capacidad del banco para conocerme, puede estar en una posición de privilegio para ayudarme a ahorrar, a que mi dinero rinda más, y a que cada inversión que haga la realice en “sociedad” con quien gestiona mi dinero, y mis ingresos.

Hoy cada vez que nos financiamos, porque es inevitable, si queremos un coche o una casa, o cualquier inversión que supere la capacidad de ahorro, tenemos que presentarnos al banco, planificar nosotros mismos, prácticamente elegir el producto financiero, y tramitar todo como si fuéramos perfectos extraños. Sin embargo el banco me conoce, mejor que lo que yo me conozco. Si quiero invertir en una empresa (proyecto, idea), quién mejor que mi banco para que me aconseje, y se asocie conmigo.

Esta conversación me hizo sentirme positivo respecto del futuro, pero he de confesar que me suena a ciencia ficción cuando analizo la mayoría de mis transacciones financieras. 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información