Tecnología | Noticias | 06 SEP 2016

25 años de Linux: de tecnología para hackers a SO de referencia en la empresa

Hace 25 años, un breve mensaje en un grupo de Usenet publicado por Linus Torvalds anunció la llegada de un nuevo sistema operativo casero: Linux. Hoy Linux es la piedra angular de la informática empresarial, el fundamento de gran parte de la innovación en el CPD. Las distribuciones de este sistema son tan numerosas y potentes que es fácil dar por sentado su éxito.
linux
Santiago Madruga

En el último cuarto de siglo, la adopción de Linux ha crecido de manera exponencial, y seguirá creciendo en los próximos años. Al mismo tiempo, la extraordinaria comunidad de Linux seguirá siendo una enorme fuente de innovación. La magnitud de la influencia de Linux es difícil de expresar (la Bolsa de Nueva York, una de las organizaciones de TI más sofisticadas del mundo, ha afirmado "que fluye como el agua"). Pero el papel que está jugando Linux puede resumirse en dos aspectos clave:

•             Proporciona un acceso extremadamente fácil y económico a un sistema operativo de altísima calidad y enorme innovación.

•             Abre la puerta  a un movimiento más amplio hacia el software de código abierto.

 

Linux es código abierto, pero el código abierto no es sólo Linux

El código abierto ya existía antes de Linux. Sin embargo, no sería lo que es hoy si no fuera por Linux. Linux proporciona un poderoso catalizador para el movimiento open source y de software libre. El éxito de un elemento tan fundamental como el sistema operativo ha impulsado una mayor adopción, más innovación y más legitimidad para otros proyectos y comunidades. Veinticinco años después, existe un terreno de las TI que es de hecho "abierto por defecto".

 

Tomemos por ejemplo GitHub, que a día de hoy aloja a gran parte del código, las comunidades y los proyectos open source del mundo. Github se basa en git, que fue creado por Linus Torvalds, el gran maestro y homónimo de Linux, para ayudar a ordenar el desarrollo del kernel de Linux. Nunca pretendió ser el repositorio masivo que es ahora, pero Git simplemente evolucionó hacía ello. Este es un proceso común en el open source. Los proyectos y herramientas que se crearon originalmente para el desarrollo de Linux han crecido mucho más allá de esos límites, para dar servicio a la comunidad en general, no sólo Linux.

 

El estándar para la innovación

Linux también ha tenido un profundo impacto fuera del open source. No sólo a través de la propia innovación del kernel, sino también mediante la “estandarización” de la innovación. Como el CEO de Red Hat, Jim Whitehurst, ha señalado en varias ocasiones, durante la primera parte del siglo XX, la fabricación de piezas intercambiables contribuyó a eliminar gran parte de los procesos "a medida" en la industria, agilizando la innovación y la creación de plataformas comunes.

 

Esto es exactamente lo que Linux ha hecho durante 25 años: proporciona una plataforma común y estandarizada, predecible en diferentes casos de uso, que fomenta la innovación. El Cloud  Computing, por ejemplo, es resultado de esta innovación estandarizada. Sin las eficiencias técnicas  y de costes proporcionadas por Linux, el Cloud Computing no existiría o sería muy diferente a como lo conocemos hoy. Quizás sería más parecido a los silos a medida de UNIX de los 90 que a los servicios flexibles y de consumo masivo a los que estamos acostumbrados hoy.

 

Los contenedores de Linux son otro ejemplo de innovación más allá de Linux. Los contenedores utilizan los componentes estandarizados de Linux para proporcionar una nueva forma de encapsular y consumir aplicaciones empresariales. A partir de los contenedores de Linux, hemos visto emerger aún más la innovación, desde los proyectos Docker y Kubernetes, hasta la creación de un mercado emergente para aplicaciones y herramientas que pueden administrar decenas o cientos de procesos simples y aislados.

 

Por último, el hardware no es inmune a los efectos de la innovación de Linux. Al proporcionar una plataforma estandarizada, Linux rompió las barreras entre las aplicaciones y el hardware, lo que ha permitido el auge de los servidores estándar x86 e incluso la evolución de enfoques de hardware emergentes, como ARM y sistema en un chip (SoC). Esta base de computación común ha fomentado el desarrollo de las TI en la empresa, haciendo hincapié en la innovación, gracias a los menores costes y el ahorro en licencias exorbitantes.

 

Más allá del centro de datos

Linux, como motor de la metodología open source, también ha tenido un profundo efecto en nuestra cultura. Mano a mano, el código abierto y Linux han crecido exponencialmente, fomentando el desarrollo de una mentalidad más abierta  y nuevos proyectos, desde la Wikipedia hasta iniciativas de gobierno abiertas y proyectos empresariales impulsados por la comunidad, como el crowdsourcing o incluso Kickstarter. La noción de colaboración transparente y abierta casa bien con el mundo cada vez más interconectado en el que vivimos, especialmente con el auge de las redes sociales. El open source es una tendencia que va más allá del sector de la tecnología.

 

25 años de vida

Linux ha conseguidos unos excelentes logros en su corta vida: ha fomentado la implantación del código abierto en la empresa, favorecido la innovación, impulsado la apertura entre diferentes  mercados. Y ahora, ¿qué sigue? En los próximos 25 años, ¿qué puede lograr Linux? ¿A qué desafíos se va a enfrentar? Éstos son sólo algunos:

 

•             Seguridad: Linux es hoy la base de un número creciente de implementaciones de TI en la empresa, no es una simple capa de software. Se trata de una parte importante de la infraestructura de seguridad crítica de muchas organizaciones. Esto significa que se necesitan mecanismos cada vez más sofisticados para la protección de datos y aplicaciones, y que los fallos o vulnerabilidades deben ser diagnosticados y abordarse antes de que puedan ser explotados.

•             Avances en hardware: Linux ha conseguido convertir el hardware en un commodity. Esto significa más opciones de hardware, que se actualizan con más frecuencia. Tendencias como el cloud computing, la memoria no volátil, la computación GPU y la aparición de tejidos de computación altamente interconectados cambiarán lo que esperamos de un sistema operativo. Linux necesita mantener su posición como gran estándar, pero esto significa adaptarse a un ecosistema cada vez mayor de sistemas y enfoques emergentes.

•             Contenedores Linux: Esta innovación que lleva su nombre tiene el potencial de conmocionar el entorno Linux (y el código abierto) en el próximo cuarto de siglo. Desde la redefinición del ciclo de vida de aplicaciones empresariales hasta sistemas operativos que podrían existir sólo unos pocos milisegundos, Linux debe seguir enfocado hacia la automatización, escalabilidad y capacidad de gestión que requieren los contenedores.

 

Gracias a Linux, el open source es ahora un actor clave en los entornos de TI empresariales y el mundo de los negocios. Sin él, muchas de las herramientas cotidianas que damos por sentado, desde los servicios bajo demanda a la VoIP, no podrían existir o, por lo menos, serían diferentes. Aunque su prometedora evolución futura está aún por definir, podemos estar seguros de una cosa: le debemos una parte importante del mundo de hoy en día a un solo post de Usenet de 1991.

 

¡Muchas felicidades, Linux!, y ¡qué cumplas muchos más!

 

El autor de este artículo es Santiago Madruga, director general de Red Hat Iberia

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información