Tecnología | Noticias | 04 MAY 2016

Amazon.com muestra a la Comisión Europea cómo eliminar el 'geoblocking' en el comercio electrónico

Amazon espera atraer a su plataforma de distribución a pequeñas empresas con grandes ambiciones con su programa Pan-European Fulfillment.
amazon_ecommerce
Peter Sayer

Con esta última iniciativa de distribución, Amazon.com podría conseguir lo que la Comisión Europea ha estado intentando durante años: la creación de un marketplace online sin fronteras donde los precios de los bienes y los costes de los envíos sean iguales para todos los ciudadanos de la Unión Europea.

El gigante del e-commerce ha utilizado durante mucho tiempo sus conocimientos sobre tendencias de compra para asegurar que sus almacenes americanos tuvieran siempre el stock necesario para atender a la demanda, para sí mismos y para los comerciantes que utilizan sus servicios.

Con el programa Pan-European Fulfillment By Amazon, la compañía planea dar un servicio similar para las pequeñas empresas que operan en la Unión Europea, muchas de las cuales son reacias a operar fuera de sus países. El programa permitirá a los pequeños negocios  ofrecer entregas más rápidas a precios más bajos y a muchos más destinos europeos.

La Comisión Europea ha soñado durante mucho tiempo con una experiencia de compra online libre de geoblocking, una práctica utilizada por pequeños comercios online para restringir sus ventas a ciertos países.

A la Comisión Europea le preocupa que sean los fabricantes los causantes de estas restricciones al utilizar contratos de distribución anticompetencia para prevenir que los retailers puedan competir con ellos fuera de sus fronteras. Estas prácticas aseguran a los fabricantes que sus productos se venden a precios más altos en los países más ricos por ejemplo, y exprimen los mercados más valiosos para ellos.

Uso del 'geoblocking'

Sin embargo, los fabricantes de bienes de consumo son responsables de menos de una tercera parte de las ventas de retail con geoblocking, según una encuesta de la Comisión a retailers online de ropa, zapatos, productos deportivos y  electrónica. Tres de cada ocho retailers encuestados aseguraron que imponían restricciones geográficas en sus ventas, pero sólo uno de cada ocho confirmó que esto era causa de los requisitos contractuales con los proveedores.

La mayoría de retailers utilizan el geoblocking porque se niegan a lidiar con la complejidad y el coste de los servicios de entrega, las divisas extranjeras o las formas de pago. Amazon ha asegurado que ayudará a los vendedores que opten por su programa a lidiar con esos desafíos de logística transfronteriza.

Mediante la distribución de bienes a través de 29 almacenes situados en siete países europeos para anticiparse a la demanda y distribuir directamente del almacén más cercano al cliente, Amazon espera reducir los costes y los tiempos de envío. Amazon ya utiliza este sistema para sus propias ventas y productos.

Más del 50% de los vendedores de Amazon en la Unión Europea ya utilizan los servicios de la compañía para vender en más de un país: el nuevo programa podría llevar sus acciones más cerca de sus clientes y les permitiría participar en Amazon Prime,  el servicio de entrega premium de la compañía.

Quitando barreras

Los comerciantes sólo pagarían la tarifa de cumplimiento local del mercado en que se vendan sus mercancías, sin ningún cargo transfronterizo, según aseguró Amazon. Pero existen otras barreras para el comercio transfronterizo en Europa, incluyendo las barreras de lenguaje. La Unión Europea está formada por 28 estados miembros y 24 lenguas oficiales.

Amazon opera en cinco mercado europeos- Reino Unido, Francia, Alemania, España e Italia- y traduce automáticamente listados de un mercado cuando se muestran a un cliente de otro. También ofrece a los vendedores un servicio de traducción manual para algunos listados.

Una de las cosas que no ofrece Amazon para ayudar a sus vendedores es su declaración de IVA. Las tasas de impuestos de valor añadido y las reglas varían entre los diferentes miembros de la Unión Europea, y los vendedores están obligados a declarar los impuestos sobre las ventas a las autoridades de los países donde las ventas de productos a los consumidores exceden una cierta cantidad, generalmente entre 35.000 euros y 100.000 euros.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información