Tecnología | Noticias | 21 MAY 2016

Nokia volverá al ruedo con móviles tradicionales y Smartphones con Android

Tras la poca fortuna de Microsoft en el terreno de los teléfonos móviles, HMD rescatará la marca Nokia con la intención de relanzarla y tratar de mantenerla viva durante los próximos 10 años de licencia de uso. ¿Se puede augurar un futuro prometedor?
Nokia vuelve
Marc Corredera

La marca Nokia volverá a cobrar protagonismo en los próximos meses en el abarrotado y complicado mercado de la telefonía móvil: Nokia Technologies concederá a HMD global Oy una licencia exclusiva de carácter global para la creación de teléfonos móviles y tablets por un periodo inicial de 10 años. 

Las bases del relanzamiento de Nokia

HMD, compañía finlandesa de nueva creación, tendrá el objetivo de impulsar una nueva etapa de dispositivos móviles Nokia, léase Feature Phones, Smartphones y Tablets: la compañía ha tenido que comprar de Microsoft ciertos derechos de uso a nivel branding. ¿Cuál será la inversión prevista a tres años vista para reavivar la mítica marca de teléfonos móviles? 500 millones de dólares.

¿Cuál será el sistema operativo con el que se relanzarán los teléfonos móviles inteligentes? Nokia Technologies y HMD tienen muy claro que la nueva generación de dispositivos avanzados deben contar con la plataforma líder, Google Android.

 

Por otro lado, FIH Mobile Limited será otro de los participantes clave en la estrategia comercial para impulsar la marca Nokia, pues estará al cargo de la fabricación, venta y distribución en el negocio de los feature phones. 

HMD contará con Arto Nummela como CEO y Florian Seiche como Presidente, ambos habiendo ocupado cargos dentro del área de Microsoft Mobile Devices.

Adiós a Microsoft y a Windows 10 Mobile

¿Qué futuro le espera a Nokia como marca de Smartphones y tablets? Mayor incertidumbre no podía haber, aunque se puede abogar por el optimismo teniendo en cuenta que Windows 10 Mobile no se utilizará como sistema operativo: la elección lógica de Android garantiza un mínimo de posibilidades de cara a hacerse un hueco en el competitivo, agresivo y complicado mercado de la telefonía móvil. 

Microsoft no fue capaz de potenciar y sacar provecho de la marca Nokia cuando en su día compró el negocio de móviles y trató de estirar la vida de Windows Phone con la aparición en escena de Windows Phone 8: hasta ese día ya había quedado palpable el poco interés de LG, HTC y Dell en utilizar la plataforma móvil del sistema operativo líder en PCs de consumo. ¿Qué podía cambiar la percepción del gran público?

El año pasado, en un cambio de dirección por parte de Microsoft, se decidió abandonar la marca Nokia en teléfonos inteligentes y plasmar "Microsoft" como marca para dispositivos de última generación como el Lumia 950 o el Lumia 640. ¿Cuál es la actual realidad en números? Según Gartner, y con las cifras de 2015, los terminales con Windows Phone/Windows 10 Mobile solamente representaban un 1,1% del total del mercado global. 

¿Qué ha hecho fracasar a Microsoft Widows en el terreno de los teléfonos inteligentes? Personalmente creo que es una buena plataforma, de uso intuitivo y sencilla, y con un consumo de recursos menor a lo que se "sufre" en Android: pero la pésima oferta en cantidad y variedad de aplicaciones, sobretodo debido a la falta de apoyo de los desarrolladores, ha encauzado la caída irrecuperable de Windows Phone 7/8/8.1 y Windows 10 Mobile. 

Por otro lado, Microsoft también comenzó a perder de vista la importancia de un buen diseño y un buen nivel de acabados, insuficiente en un buque insignia como el Lumia 950 y Lumia 950 XL: terminales con excelentes especificaciones, sobretodo en cámara, pero con un cuerpo de calidad similar a un gama media convencional. ¿Qué fue de aquel icónico diseño del primer Nokia Lumia 800 y único Nokia N9 con MeeGo?

¿Qué futuro le espera a Nokia + Android?

HMD parece tener clara la importancia de impulsar el desarrollo y comercialización de los llamados feature phones, o pseudo Smartphones, teléfonos de cierto corte tradicional pero con funciones más avanzadas: siendo algo atrevido, desde el punto de vista funcional se podrían comparar con el mejor N Series de su momento. 

¿Dónde tiene cabida un feature phone? En mercados emergentes o en mercados del primer mundo con personas de edad avanzada que no necesitan un dispositivo caro y funcionalmente superior, si no una herramienta de comunicación fiable, manejable y entendible. Mi experiencia me ha revelado que determinados grupos no deberían usar móviles Android, sino un simple y básico teléfono.

¿Está el éxito garantizado por el mero hecho de incorporar Android a un Smartphone? Para nada. El mercado está repleto de marcas compitiendo con uñas y dientes, dándolo todo a nivel de especificaciones y en ajuste de precios, aportándose una infinita variedad de productos: claro está, todavía hay empresas que no son conscientes de la importancia de conseguir mejores cifras recortando en precios. Que se lo digan a BlackBerry y a su Priv, y a la previa legion de móviles con BlackBerry 10. 

Reconozco que sería uno de los primeros en depositar mi confianza en un nuevo teléfono Nokia, y más aún sabiendo que hay intención de hacer las cosas bien y que, a pesar de lo sucedido en los últimos años, se ha aprendido la lección. "¿Tiene sentido relanzar una marca con un sistema operativo incipiente? Un rotundo no". A Nokia le habría ido mejor las cosas si hubiera continuado con MeeGo antes que aventurarse con Windows Phone: una inversión de capital puede ser un ciego aliado. 

A finales de 2015, los reyes del mundo eran, según ventas a clientes finales: Samsung (22,5%), Apple (15,9%), Huawei (7,3%), Lenovo (5,1%), Xiaomi (4,6%), y el resto (44,6%). ¿Echáis en falta a alguien? No aparecen en el top 5 ni HTC, que está al borde del avismo; ni Sony, que sigue diseñando buenos terminales pero que ha visto minada la confianza del público; ni LG, que podría hacerlo bastante mejor en la gama media. 

Personalmente me gustaría ver al Ave Fénix resurgir de las cenizas, pero la cuesta tiene una pendiente colosal, llena de trampas, ávidos enemigos, socabones y pruebas difíciles de superar. ¿Cómo se recupera la confianza del público? ¿Cómo se le dice a un usuario que se compre Nokia en vez de Samsung o Huawei? Son tres las claves más evidentes: el precio, un paso por detrás de la competencia; las especificaciones, no ofrecer menos si no incluso algo más que el resto; y la buena comunicación, que no pasa solamente por los incentivos a una red comercial sino por el apoyo a los medios de comunicación especializados.

HMD no debe preocuparse solamente de seguir de cerca a Sony, Samsung, LG o Huawei, si no también de medir las fuerzas de marcas asiáticas como Xiaomi, Meizu, Zopo, Elephone y Ulephone, empeñadas en proporcionar dispositivos potentes, cada vez mejor acabados y con unos precios súper competitivos (en la mayoría de ocasiones entre un 25% y un 50% más baratos). Los móviles chinos tienen cada vez más fama y ya están comenzando a desembarcar de forma oficial en los mercados de Europa (dejando de lado las tiendas online de China).

La nueva Nokia no puede caer en el error de BlackBerry, es decir, pretender ser el mejor cuando la imagen de marca está seriamente dañada a nivel consumo y llevar a cabo una insípida estrategia de comunicación: no digo con esto que Nokia esté maltrecha como marca, todo lo contrario, creo que la gente todavía guarda un gran recuerdo en su memoria. Se debería volver a acotar el lema "Connecting People" y enfatizarlo por doquier en cada comunicado de prensa, valla publicitaria y anuncio de televisión. 

Los nuevos dispositivos Nokia, de la mano de Android, deberían potenciar la alianza con Zeiss y enfocarse en lograr las mejores prestaciones posibles en fotografía y grabación de vídeo: aún conservo el Lumia 1020, todavía hoy uno de los Smartphones con mejor cámara. Y que no se me olvide, sería importante lanzar terminales con un diseño icónico y sin imperfecciones, con acurado ensamblaje y de calidad superior. 

Los frutos del relanzamiento de la mítica marca no serán efectivos en seis meses, y muy probablemente tampoco en 12 meses, pero si el trabajo se hace bien y se sigue una estrategia de comunicación y de desarrollo de producto adecuada, en dos años podrían sentarse las bases de un futuro con suficiente cuota de mercado como para subsistir.

El futuro no está asegurado por tener a Android como "amigo", pues hay tres enemigos que deben ser vencidos: el impacto de la competencia, la actual notoriedad de la marca y la complicada relación entre el tiempo a pasar y los recursos a invertir.

"Bienvenida de nuevo al ruedo Nokia, algunos siempre nos resistimos a olvidarte".

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información