Actualidad | Artículos | 05 SEP 2023

Las Apps DIY aterrizan en las compañías energéticas para ganar agilidad y reducir costes

La filosofía “Hazlo tú mismo”, o Do-It-Yourself (DIY), ha llegado con fuerza al ámbito del desarrollo tecnológico

Conozca el Plan de Promoción de los Estudios de Telecomunicación, liderado por el Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación. 

Juan Peralta
Business Development en Esri España

La democratización de la tecnología no solo pasa por hacer esta tecnología más accesible al usuario final, sino también por profesionalizar a los perfiles menos técnicos. Una necesidad cada vez más común en las grandes compañías energéticas, quienes buscan tecnología para potenciar el desarrollo in house de aplicaciones.

Tanto es así que el crecimiento de esta tendencia viene siendo notable en los últimos años. La consultora IDC apunta que el low-code tendrá una tasa de crecimiento anual del 17,8% entre 2021 y 2026. Asimismo, se espera que este tipo de tecnologías consigan unos ingresos de 21.000 millones de dólares en 2026. Por su parte, Gartner asegura que para 2024, el desarrollo de aplicaciones low-code será responsable de más del 65% de la actividad y el 75% de las grandes organizaciones utilizarán ya alguna de estas herramientas.

Los constructores de aplicaciones DIY están permitiendo que cualquier empleado pueda convertirse en desarrollador poniendo en marcha aplicaciones web y móviles en cuestión de minutos y sin necesidad de contar con especialistas en desarrollo de software. Una práctica que ha crecido a buen ritmo en los últimos años y está permitiendo a las empresas acelerar su proceso de transformación digital.

DIY en el sector de la energía

El proceso de transformación del sector de la energía está en marcha, potenciado por cambios de diversa naturaleza (sociales, demográficos, tecnológicos, climáticos…) pero si por algo se caracteriza es por la necesidad de utilizar los recursos de la forma más eficiente. Esto incluye los recursos naturales, por supuesto, pero también las personas que hacen posible la transformación de las empresas para dar respuesta a unas tasas de cambio nunca vistas.

En la gestión de recursos naturales para la producción de energía el componente geoespacial (localización) es esencial, y cuando hablamos de análisis geoespacial, puede parecer que es algo tan complejo que el enfoque DIY no existe, o incluso que no es viable. Sin embargo, el desarrollo low-code y no-code de aplicaciones geoespaciales no es solamente una realidad en las compañías energéticas, sino que está cambiando la manera en la que éstas están abordando sus principales retos tecnológicos y corporativos.

¿Qué aplicaciones tienen estas herramientas low-code y no-code? Las ventajas que aportan a los negocios y a la tarea del desarrollador son muchas. Desde las más básicas, que contemplan el diseño de páginas web y aplicaciones, hasta procesos más complejos como el análisis de inventarios de infraestructuras y activos; compartir y analizar resultados de encuestas; reflejar el estado y el rendimiento del personal, servicios o eventos en tiempo real de un proyecto, entre otras.

El impacto de estas herramientas se puede ver en casos reales que operan en el sector energético. La cooperativa internacional Oil Spill Response Limited (OSRL), compuesta por 170 organizaciones petroleras, está avanzando de manera importante en la digitalización de sus procesos gracias al desarrollo DIY, es decir, el desarrollo de aplicaciones geoespaciales Low-No-Code con las que ha dado un salto cualitativo en la gestión de un derrame.

Gracias al desarrollo de estas Apps, OSRL ha podido agilizar la toma y captura de datos en campo a través de formularios digitales disponibles en cualquier dispositivo móvil y con acceso online y offline. Asimismo, ha mejorado su captura de imágenes aéreas, gracias a aplicaciones móviles concebidas específicamente para facilitar la labor del operador, siendo fácil de usar, intuitiva y con botones grandes para evitar que el usuario pierda la atención sobre el terreno.

Por último, gracias al desarrollo DIY de cuadros de mando ha optimizado el análisis y visualización en tiempo real de los datos capturados. Un paso fundamental a la hora de contener el impacto medioambiental y socioeconómico que supone un derrame de crudo.

Así pues, en tiempos de revolución digital y necesidad de transformación, las herramientas de low-code y no-code están concebidas no solo con el objetivo de facilitar el desarrollo de las aplicaciones, sino también pensando en mejorar la experiencia de usuario, brindando nuevas oportunidades a las compañías a la hora de optimizar sus procesos, ser más eficientes, ahorrar costes y, sobre todo, ganar en agilidad para hacer frente al entorno cambiante en el que nos encontramos.



Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios