Logo Computerworld University

La excelencia de la profesión TI

Escudo Computerworld University

¿Cómo hacer más sostenible y eficiente un Centro de Datos?

Entrevista a Pol Valls Soler, Cofundador y COO de Submer

Submer propone la nueva generación de centros de datos que podría reducir los costes en un 50% mientras aumenta la eficiencia. La tecnológica propone una tecnología de inmersión activa de computación que controla el calor que se genera y por lo tanto reduciendo también los espacios y la huella de carbono.

Esta tecnología podría representar un salto similar al que ocurrió hace décadas en la industria del automóvil, que pasaron de la refrigeración por aire a refrigeración por líquido. Hoy nadie piensa en fabricar un coche refrigerado por aire, por lo que la propuesta de Submer es un cambio de paradigma.

Pol Valls Soler, cofundador y COO en Submer, proyecta un crecimiento importante en la recolección de datos distribuidos, uso de tecnología de alta densidad como puede ser Blockchain, y una creciente necesidad para reducir espacios y costes mientras crece el almacenamiento y procesamiento de datos.

soluciones para aplicaciones HPC, hyperscale, data centers, Edge, AI, DL y blockchain.  Submer permite a los centros de datos de todo el mundo aprovechar el poder de la refrigeración por inmersión para reducir el consumo, los costos y la latencia, al tiempo que aumenta la velocidad de implementación y la densidad del ordenador por metro cuadrado. Submer se compromete a proporcionar a la industria soluciones tecnológicas de última generación innovadoras, inteligentes y sostenibles.

La innovadora solución de refrigeración por inmersión de Submer preserva los equipos al impedir que entre la suciedad, elimina en un 99% el consumo de ordenadores dedicado a refrigeración y reduce en un 85% los requerimientos de espacio físico de los centros de datos, ya que se pueden meter más equipos en el mismo espacio que habitualmente ocupa un rack de servidores que no se puede llenar hasta arriba por el calor que desprenden.

Permite un ahorro de hasta un 95% en gastos operativos, mejora los consumos energéticos alcanzando un PUE del 1,03 y prolonga la vida de los equipos un 30% ya que los componentes no están sujetos a variaciones de temperatura además de reducirse en un 60% potenciales fallos. Además, al no requerir ventiladores de enfriamiento se elimina la posible degradación de componentes de la vibración y se consigue un espacio extremadamente limpio al eliminar el flujo de aire, el polvo y el ruido.  Los refrigerantes o aceites utilizados son fluidos respetuosos con el medio ambiente sin destrucción de ozono y se reduce un 45% las emisiones de carbono, se captura el 99% del calor para su reutilización y con un consumo 0% de agua.



Últimas Noticias