Logo Computerworld University

La excelencia de la profesión TI

Escudo Computerworld University

España destina 60 millones de euros a la creación de un ordenador cuántico

El proyecto Quantum Spain, financiado al 100% por los fondos europeos de recuperación, arranca este 2021 con una inyección de 22 millones de euros, que llegará a 60 millones en los próximos tres años.

informática cuántica, tecnología
Créditos: Michael Dziedzic (Unsplash).

España entra en la carrera de la informática cuántica con Quantum Spain, un proyecto que conlleva una inversión de 60 millones de euros para los próximos tres años —de los que 22 millones se ejecutarán este mismo 2021, tal y como ha aprobado hoy el Consejo de Ministros— con el fin de crear el primer ecosistema de esta tecnología en el sur de Europa

La iniciativa está liderada por el físico cuántico, investigador, divulgador científico y catedrático universitario español José Ignacio Latorre, que dirige el grupo Quantic del centro de supercomputación nacional Barcelona Supercomputing Center, que será la entidad que actúe como nodo principal de un proyecto en el que participarán más de 25 centros de investigación de 14 comunidades autónomas. 

La Red Española de Supercomputación (RES), a la que pertenecen la mayoría de estos centros, será la canalizadora de la subvención, pues los 60 millones previstos provendrán al 100% de los fondos de recuperación europeos, “lo que no significa que la iniciativa no pueda acceder a otros fondos de forma adicional”, según ha especificado Carme Artigas, secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, en la presentación del proyecto.

“España apuesta por competir a nivel europeo en la creación de un ordenador cuántico”, en palabras de Artigas, que ha calificado la iniciativa como “un motivo de orgullo, al ser el nuestro el primer país de Europa en anunciar la creación de un computador de este tipo”. “Quantum Spain aspira a generar un ecosistema de computación cuántica avanzada para desarrollar algoritmos de inteligencia artificial con el objetivo de lanzar aplicaciones y nuevos casos de uso”, ha añadido, señalando que la iniciativa pretende impulsar un efecto dinamizador de la comunidad científica en todo el territorio nacional y de atracción y retención de talento.

 

Cooperación público-privada

El uso del nuevo computador cuántico no se restringirá al ámbito investigador sino que será también accesible a las empresas y a los organismos públicos. “A diferencia de otras iniciativas que existen en Europa, este proyecto apuesta por crear un ecosistema, una economía en torno a esta tecnología, todo un mercado”, ha explicado el propio José Ignacio Latorre, que se ha mostrado satisfecho por la “apuesta firme del Estado español por la computación cuántica”.

Asimismo, Latorre ha señalado que la iniciativa está alineada con la estrategia europea de impulso de esta tecnología y con lo que se está haciendo en el seno de EuroHPC, la Empresa Común Europea de Computación de Alto Rendimiento, una iniciativa conjunta de la UE, países europeos y socios privados que tiene como objetivo desarrollar en Europa el mayor ecosistema de supercomputación de alto rendimiento a nivel mundial. “Además, con este proyecto también estamos alineados con Europa en el sentido de que queremos crear tecnología soberana, no solo comprarla, como ha ocurrido con el mercado de los chips de la informática actual, que ahora está teniendo tantos problemas de suministro”, ha apuntado.

Gracias a Quantum Spain, según el investigador, España será capaz de “atraer fondos europeos de muy alto nivel”. “En Europa hay muchos planes de tecnología cuántica —ha apostillado Latorre—, pero están muy lejos de ser realistas y este sí es un plan realista y más pautado”. 

El proyecto conlleva también una parte de impulso del talento en tecnología cuántica. “Habitualmente se dedican a este segmento los licenciados en física cuántica, pero hay que extender este conocimiento a todos los ingenieros, los matemáticos e incluso a los economistas y expertos en finanzas”, según Latorre.

 

José Ignacio Latorre y Carme Artigas en la presentación del proyecto Quantum Spain.

 

Claves del proyecto

Además del desarrollo del propio computador cuántico de altas prestaciones, se creará un servicio de acceso remoto en la nube al procesador y se desarrollarán librerías de algoritmos cuánticos útiles (quantum machine learning), aplicables a problemas reales (por ejemplo, al mundo de la química cuántica, a las finanzas, la optimización de procesos de la cadena productiva, la criptografía y cualquier otro problema en diversos ámbitos), para usuarios finales tanto de empresas como de entidades públicas.

De la inversión total inicial que se realizará en el proyecto, según Artigas, 14,5 millones de euros serán ejecutados directamente por entidades de la RES para la realización del mismo, mientras que otros 7,5 millones se transferirán a entidades no pertenecientes a esta infraestructura a través de subcontrataciones o convenios.

El presupuesto económico de la primera fase del proyecto se divide en tres áreas: el destinado para hardware, unos 10 millones de euros, con el que se creará un laboratorio cuántico y chips cuánticos; el que irá al desarrollo de software cuántico, unos siete millones, con énfasis especial en quantum machine learning; y otros cinco millones de euros que irán al desarrollo de la plataforma de acceso en la nube al hardware cuántico.

Aún no está definido el lugar físico donde se encontrará el nuevo ordenador cuántico. “Una vez que se publique en el BOE, tenemos un mes para perfilar estos detalles”, ha indicado Latorre.

El proyecto se enmarca en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia y en la medida 15 de la Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial (ENIA), avanzando así también en la implementación de la agenda España Digital 2025. 

 

Primeros pasos en Alemania

El pasado mes de junio, el Gobierno alemán daba a conocer que el país daba los primeros pasos en informática cuántica dentro de Europa con la instalación de un ordenador cuántico de IBM en la mayor organización europea de investigación orientada a las aplicaciones, Fraunhofer-Gesellschaft, con sede en Ehningen, una ciudad cerca de Stuttgart.

No obstante, una de las mayores potencias en informática cuántica es China, aunque la Unión Europea y otros países como Estados Unidos, Rusia e India han aumentado su inversión en esta tecnología en los últimos años.

 

Una tecnología que cambiará las reglas de la computación

Según el analista Fernando Maldonado, de IDG Research, la informática cuántica está “llamada a cambiar las reglas de la computación”. “Lo que antes se hacía en miles de horas se podrá hacer en minutos. Es más: podrán resolverse problemas que antes eran impensables de solucionar. Las empresas que dominen esta computación tendrán una clara ventaja sobre las que no lo hagan”, indica Alberto Bellé, también analista de IDG Research.

Como recordaba en la presentación del ordenador cuántico implantado en Alemania Hannah Venzl, coordinadora de la Red de Competencia Fraunhofer de Computación Cuántica, este tipo de computación abre nuevas posibilidades para la industria y la sociedad. “Se podrían desarrollar con mayor rapidez fármacos y vacunas, mejorar los modelos climáticos, optimizar los sistemas de logística y transporte o hacer mejores simulaciones de nuevos materiales”. 

Aunque no hay que olvidar, recuerda Maldonado, que aunque con esta tecnología se elevarán los órdenes de magnitud del procesamiento, también lo hará el potencial de las amenazas cibernéticas, que se incrementará.

Un informe de este año de Boston Consulting Group (What Happens When “If” Turns to “When” in Quantum Computing?) señala que, en 2020, unos 675 millones de dólares en inversiones de capital fluyeron hacia la informática cuántica, de los cuales 528 millones se destinaron al desarrollo de hardware. La consultora estima que en 2021 se batirán los récords anteriores, con más de 800 millones de dólares en inversiones.

Grandes tecnológicas como IBM, Google, Intel, Microsoft y AWS están invirtiendo con avidez en este mercado en el que aparecen nuevos jugadores como IonQ, que ha salido a bolsa este año con una valoración inicial estimada en 2.000 millones de dólares. 



Últimas Noticias



Contenidos Computerworld