Logo Computerworld University

La excelencia de la profesión TI

Escudo Computerworld University

Inteligencia de las Cosas

Tradicionalmente, se ha añadido la palabra "inteligente" a cualquier cosas que hace algo, más allá de recoger un dato, principalmente si tiene la capacidad de conectarse

brazo robot
Marlon Molina
Certification Officer
Computerworld University

 Escuchando una clase del profesor Leopoldo Armesto, de la Universidad Politécnica de Valencia donde explica la definición de Internet de las Cosas (Internet of Things -IoT), donde el profesor hace énfasis en la independencia de dichas "cosas", llego a la conclusión de que IoT debería pasar a ser Inteligencia de las Cosas (Intelligence of Things), pudiendo mantener perfectamente las siglas, pero evolucionando el término y su significado para adaptarlo a la tendencia de esta nueva década. 

El profesor Armesto es especialista en robótica, y aunque en la clase de Introducción al Internet de las Cosas no lo declara explícitamente, los próximos dispositivos sin duda migrarán de simples sensores a robots simples (si es que existe una definición con el adjetivo "simple"), lo que en todo este tiempo hemos llamado "inteligente", cuando un dispositivo es capaz de tomar una decisión basado en un conjunto de lecturas o datos. 

Tradicionalmente, hemos añadido la palabra "inteligente" a cualquier cosas que hace algo, más allá de recoger un dato, principalmente si tiene la capacidad de conectarse. Es así, que llamamos "televisores inteligentes" a los que se conectan a Internet, o "reloj inteligente" porque migró de dar la hora a poder configurarle carátulas, o por el mero hecho de poder interactuar de alguna manera. 

Esta década estará marcada por la creación y desarrollo de todo tipo de dispositivos "inteligentes", que harán mucho más que recoger un dato (tarea típica de un sensor), serán capaces de procesar en el lugar y dar un paso más interactuando con otras máquinas, con los humanos, o realizando ellos mismos una tarea en base a los datos y condiciones con las que haya sido programado, y en la mayoría de los casos con una condición más, sin necesidad de mantenerse conectado.

"Un robot es lo que el software decida que es"

Hago énfasis en la inteligencia de las cosas y no en cosas inteligentes. Un brazo robótico por ejemplo hace lo que su software le diga que haga. La inteligencia no está en el hardware sino en el software. 

Estoy convencido que el próximo salto no está en lo que seamos capaces de construir con materia prima, sino en lo que seamos capaces de "instalar" en el hardware. En la historia de la informática, ha sido el hardware quien ha limitado el desarrollo del software. En la facultad, en 1990 construimos rutinas en un lenguaje de programación llamado LISP (desarrollado en 1958) que nos permitía "soñar despiertos" con algoritmos para la inteligencia artificial, 20 años antes de que el hardware y el poder acceder a más computación nos permitiera a todos escribir hoy en lenguajes como R, o Phyton, pero con los mismos principios planteados 60 años antes. 

Un robot es lo que el software decida que es. Aunque lo visible es el hardware si instalamos un algoritmo para golpear un clavo en un androide conseguiremos que de con la cabeza a los clavos, por poner un ejemplo. Un brazo robótico es tanto un ensamblador de coches como un agricultor, todo dependiendo del software que tiene instalado y las órdenes que recibe. 

El hardware siempre ha permitido que se mejore el software, por esta razón creo que estamos justo en las puertas de encontrar el equilibrio y poder desarrollar hardware mejorado y con nuevas habilidades, con software que lo potencie y lo convierta en "inteligente".

Image by Michal Jarmoluk from Pixabay



Últimas Noticias