Logo Computerworld University

La excelencia de la profesión TI

Escudo Computerworld University

El 88% de los baleares considera que deben sancionarse los bulos intencionados que circulan en las redes sociales

Los buscadores de Internet y las redes sociales son las empresas que generan mayor desconfianza entre los usuarios en cuestiones de privacidad

noticias falsas

El ecosistema digital ha transformado a gran velocidad al hombre en un ‘Homo Digitalis’ para quien la tecnología forma parte indispensable en su día a día. No obstante, esta abrumadora presencia de la tecnología ha provocado la aparición tres grandes miedos tecnológicos en la ciudadanía actualmente: los bulos en las redes sociales, la cesión de datos personales y el uso que se puedan hacer de ellos, así como los ataques cibernéticos.

Que las gasolineras ofrecen combustible gratis, que el jefe de la campaña electoral de Joe Biden había sido arrestado o que tomar una sopa de ajo con limón y cebolla cura el coronavirus son sólo algunos ejemplos de los bulos que han circulado por las redes sociales en los últimos tiempos. Esta tendencia se ha disparado con la información relativa al Covid-19 y genera cada vez más preocupación en la ciudadanía. De hecho, el 88% de los baleares considera que deben sancionarse los bulos intencionados que circulan en las redes sociales y WhatsApp, ligeramente por debajo de la media nacional (89%). Esta es una de las conclusiones del informe ‘Homo Digitalis: Los riesgos del uso de la tecnología en la vida cotidiana’ publicado hoy por Línea Directa Aseguradora. Este estudio se enmarca en el interés de la compañía por conocer el impacto que tiene la tecnología en la vida cotidiana de las personas, así como concienciar de los riesgos asociados a este fenómeno.

El riesgo de la desinformación preocupa a la ciudadanía. Este informe revela que el 71% de los ciudadanos baleares se ha creído una noticia falsa alguna vez en los últimos tiempos, por debajo de la media nacional (74%). De hecho, sólo el 32% de los baleares se ve capaz de distinguir sin ningún problema un bulo de una noticia veraz.

En este sentido, parece que la sociedad se muestra muy concienciada con este fenómeno: la mayoría (80%) prefiere informarse en los medios de comunicación por considerarlos las fuentes más fiables y 9 de cada 10 españoles consideran que se deberían censurar los bulos malintencionados que circulan por redes sociales y WhatsApp y sancionar a sus creadores. Sin embargo, sólo un 16% de los encuestados está dispuesto a pagar por una información veraz y contrastada, y más de un 21% considera como fuente más fiable de información los grupos de WhatsApp de amigos y familiares.

Otra de las preocupaciones de los ciudadanos que revela también este informe es la cesión de su identidad digital, especialmente lo relativo a los datos de las cuentas bancarias y las claves personales. De hecho, más de 2 de cada 10 baleares manifiestan que les han robado sus contraseñas o datos bancarios por Internet en alguna ocasión. Por el contrario, lo que menos importa publicar y compartir a los ciudadanos en el ámbito digital, según se desprende de la encuesta, son las preferencias ideológicas, religiosas y sexuales. 

En relación con el mundo empresarial, las compañías financieras y de seguros son las que aportan más confianza entre los españoles. Por el contrario, buscadores como Google y redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram o Youtube, son las empresas que generan mayor desconfianza entre los usuarios, a pesar de ser las plataformas donde se comparte con más énfasis datos de carácter personal, especialmente fotos y vídeos de la vida privada. En cuanto a esta cesión de datos, sólo el 10% de los ciudadanos vendería su identidad digital, y lo harían fundamentalmente a cambio de dinero.

Otra conclusión del informe es que 7 de cada 10 personas han recibido un mail sospechoso de ciberataque, sin embargo, no todo el mundo conoce los peligros que acechan en Internet como el fenómeno del phishing (suplantación de personas, empresas o servicios para engañar al usuario y obtener datos ganándose su confianza). El informe revela que el 60% de los españoles ha oído hablar de él, aunque sólo un 35% cree saber identificarlo correctamente. Las medidas más utilizadas por los ciudadanos a la hora de evitar las estafas son comprar sólo en páginas web conocidas (70%) y, en menor medida, usar pasarelas de pago (45%).

En lo relativo a la navegación por Internet, sólo un 14% de los baleares lee las condiciones de uso, términos y política de privacidad de servicios digitales en los que se da de alta o en las Apps gratuitas que se descarga, por debajo de la media nacional (16%). El principal motivo es que son textos largos y farragosos (67%) y, en menor medida, por costumbre y porque prima la rapidez (48%). En la mayoría de las ocasiones, la gratuidad de estas Apps se debe a que se ceden los datos personales. Sin embargo, el 70% de los españoles no está dispuesto a pagar por servicios digitales que ahora recibe gratis.

La cesión y el uso de los datos que hacen las Administración Públicas preocupan enormemente, según se desprende del informe. Esto contrasta paradójicamente con que son también los organismos que más confianza generan entre los ciudadanos en lo relativo a la cesión de datos en Internet.



Últimas Noticias