Ciberseguridad | Noticias | 05 AGO 2020

España es el país europeo con más víctimas de robo de contraseñas

El mercado negro de robo de contraseñas ha crecido hasta en un 300% desde 2018, generando un lucrativo negocio en el que el coste medio de cada credencial es de 15 dólares.
Se acabaron las contraseñas
Redacción

 

Un estudio de Digital Shadows estima que se ofrecen más de 15.000 millones de credenciales de cuentas robadas en los foros de cibercrimen de la dark web. Esto significa que este mercado negro ha crecido hasta en un 300% desde 2018 generando un lucrativo negocio en el que el coste medio de cada credencial es de 15 dólares aunque este precio varía según el tipo de plataforma. Por ejemplo, las cuentas de streaming o de redes sociales se sitúan en torno a los 10 dólares mientras que las cuentas para servicios financieros llegan a los 70 dólares. Asimismo, el informe, del que se ha hecho eco la Universidad Oberta de Catalunya (UOC), hace referencia a la criticidad y al valor de los datos del sector sanitario. Un historial clínico puede llegar a costar 80 euros, según el Centro Criptológico Nacional (CCN-Cert).

Por países, España ya era en 2018 el que acumulaba más víctimas de robo de identidad de la Unión Europea. Eurostat cifra en un 7% el número de internautas que habían sido ciberatacados, mientras que la media comunitaria estaba en un 4% en ese mismo periodo. Sin embargo, lo más grave, aseguran desde la UOC, es que puede pasar mucho tiempo hasta que el perjudicado se dé cuenta de que ha sido víctima de uno de estos robos; hasta casi seis meses.

Las consecuencias pueden ser muy graves; desde la compra de bienes con una identidad falsa, algo que en varios casos no se detecta inmediatamente, hasta la posibilidad de coerción o extorsión, según los datos a los que se acceda y lo comprometedores que puedan llegar a ser. “Es probable que en algún momento pirateen Facebook, el correo electrónico o nuestro seguro privado”, asegura Diego Miranda-Saavedra, profesor de la UOC. “Es importante tener una contraseña y una cuenta diferente de correo para cada servicio. De esta forma, se pone el poder en manos del usuario y se limitan las posibilidades de sufrir un robo”.

Desde la Universidad creen que la privacidad en Internet es un imperativo vital, para evitar que nadie pueda seguir el rastro de los usuarios aconsejan seguir varias estrategias; algunas tan básicas como actualizar los software en uso, no instalar extensiones desconocidas en el navegador, evitar rellenar preguntas personales para recuperar accesos, no usar redes WiFi abiertas o renovar las contraseñas al menos cada ocho semanas.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios