Logo Computerworld University

La excelencia de la profesión TI

Escudo Computerworld University

"El consumo de la tecnología como servicio será la gran tendencia en 2021"

José María de la Torre, director general para el sur de Europa y presidente y consejero delegado de Hewlett Packard Enterprise en España, reflexiona sobre el impacto de la crisis generada por la pandemia en su compañía y en el sector TIC en general y vaticina cuáles serán las grandes tendencias para un aún incierto 2021 que está a punto de llegar.

josé maría de la torre, tendencias

2020 es una rara avis. Este extraño ejercicio marcado por la pandemia se ha caracterizado por la entrada en escena de una nueva forma de operar por parte de las compañías, que se han visto obligadas a dar el salto al mundo digital de lleno y sin anestesia, y también por el auge de otra manera de trabajar y de relacionarse —prácticamente virtual— tanto en lo que respecta a los empleados como a los clientes. Con el ánimo de echar la vista atrás y reflexionar acerca de los cambios que 2020 ha traído consigo —que quizá se queden de forma permanente— y de pulsar cuáles serán las tendencias que se esperan para un, aún incierto, año 2021, que está ya a las puertas, COMPUTERWORLD ha pulsado la opinión de los grandes líderes de las empresas de la industria tecnológica en España. Arrancamos la serie 'Tendencias 2021' con la valoración de José María de la Torre, director general para el sur de Europa y presidente y consejero delegado de Hewlett Packard Enterprise en España.

 

¿Cómo describiría la evolución que ha tenido su compañía en España en un 2020 tan complejo como el actual, marcado a nivel global por una complicada situación geopolítica y por la crisis generada por la pandemia?

El mundo tal como lo conocimos hace un año es muy diferente al actual. El año 2020 ha puesto a prueba a los mercados mundiales, a los clientes, a los empleados y a todos nosotros en formas que nunca hubiéramos imaginado. Y aunque la pandemia no se parece a ninguna crisis a la que nos hayamos enfrentado nunca, ha servido de catalizador para que la transformación digital sea una prioridad crítica y estratégica para las empresas. 

Las empresas ahora requieren una TI más resistente para garantizar la continuidad de sus operaciones. También necesitan aumentar la velocidad y la agilidad para atender mejor a sus empleados y clientes, preservando al mismo tiempo su liquidez para navegar por la incertidumbre macroeconómica y adaptarse al nuevo mundo. Las empresas digitales nativas y aquellas que ya se han transformado digitalmente están superando a su competencia. Y es que, la transformación digital ya no es una opción para las empresas, sino un imperativo estratégico. 

En HPE nos hemos transformado para ayudar a los clientes en la digitalización de sus negocios y que puedan adaptarse y operar en este nuevo mundo. Llevamos la nube al lugar donde se crean los datos, ofreciendo servicios cloud a nuestros clientes desde una única plataforma abierta que les proporciona flexibilidad, pero todo el control sobre los mismos. Nuestro enfoque se basa en proporcionar una verdadera nube distribuida, es decir, una experiencia de nube perfecta para todas las aplicaciones y datos, sin importar dónde se encuentren, tanto si están en el extremo, como en una coubicación, en la nube pública o en el centro de datos. Y lo hacemos a través de modelos de pago por uso, todo entregado y consumido como un servicio.

 

 

"La transformación digital ya no es una opción para las empresas, sino un imperativo estratégico"

 

 

¿Cuáles son los grandes cambios/tendencias tecnológicas que destacaría de 2020?

La COVID-19 ha obligado a los clientes a realizar cambios fundamentales y permanentes en sus modelos de negocio y operaciones. Según los analistas, a nivel mundial, el gasto en transformación digital se multiplicará por más de dos en 2025. Estamos viendo un aumento de la demanda de los clientes en conectividad segura, soluciones de trabajo remoto y capacidades de análisis de datos, preservando al mismo tiempo la liquidez para navegar por la incertidumbre macroeconómica y adaptarse al nuevo mundo. Hemos asistido al big-bang de los centros de datos autónomos, donde la inteligencia artificial ha irrumpido en las infraestructuras, para darnos información de todo lo que ocurre a través del aprendizaje de millones de puntos de información provenientes de miles de empresas e instituciones. 

En el edge, hemos asistido a un crecimiento sostenido del número de dispositivos que se conectan, que es necesario proteger, y que generan volúmenes ingentes de datos de gran valor. Tendencia que se irá incrementando, ya que en 2025 se prevé que haya 55.000 millones de dispositivos IoT conectados. Por su parte, la nube se ha hecho oficialmente híbrida. Ha venido para quedarse. Desde los orígenes de HPE, hemos visionado que en un momento se equilibraría el movimiento de cargas de trabajo a la nube pública con aquellas que deben permanecer en nuestras infraestructuras locales. De hecho, el 90% de las empresas usan ya cloud híbrida y en el periodo de 2020-2023, se producirá un crecimiento del 58% en sistemas gestionados como servicio on premise.

Se espera que el mercado as a service de infraestructura, software y servicios crezca de 6.000 millones de dólares en el año fiscal 2020 a 22.000 millones de dólares en el año fiscal 2023, con una tasa de crecimiento anual compuesta del 58%. Y como modelo tecnológico de futuro, favorece la sostenibilidad, ya que facilita un acceso a la mejor infraestructura tecnológica de la manera más flexible y respetuosa con el medio ambiente. 

Estamos ante un cambio importante en la sociedad, que marca el paso de la era de la información a la era del conocimiento, no solo por el hecho puntual de la pandemia, sino porque se ha acelerado la digitalización de nuestras vidas.

 

¿Cuáles han sido las grandes demandas de sus clientes este año?

En línea con lo que comentaba anteriormente, las tendencias del mercado, avaladas por los analistas, muestran que la digitalización se está acelerando y con ello, la necesidad de nuestros clientes de transformar sus negocios mientras continúan adaptándose y operando en una nueva realidad.

Los clientes necesitan implementar nuevas líneas de negocio, ampliar los canales de venta y prestación de servicios, ser mucho más eficientes en los costes, y beneficiarse del trabajo en remoto —pero en las mismas condiciones de acceso y seguridad que en la oficina tradicional—, todo ello para avanzar hacia un modelo económico más competitivo y productivo.

 

"Hemos asistido al 'big-bang' de los centros de datos autónomos, donde la inteligencia artificial ha irrumpido en las infraestructuras"

 

En este contexto, empresas e instituciones demandan una combinación de redes, seguridad, computación y análisis en el extremo, todo ello entregado como un servicio. Por lo tanto, hay una gran demanda de soluciones de High Performance Computing (HPC) y de modelos as a service, en los que HPE es pionera con GreenLake.

Las soluciones HPC permiten cumplir con la necesidad de comprender los datos de crecimiento masivo, ya que éstos no significan nada si no podemos extraer información de ellos. A través de ellas, aceleramos el tiempo de descubrimiento en áreas clave de la investigación. Además, en este ámbito contamos con una gran diferenciación respecto al mercado, que se ha hecho aún más fuerte con la adquisición de SGI y Cray. 

Respecto a los modelos “as-a-service”, con HPE GreenLake ofrecemos servicios de nube a las aplicaciones y datos de los clientes en su entorno a través de una solución de pago por uso, autoservicio, escalable, gestionada por HPE y por nuestros partners.


Para el ejercicio en curso, ¿esperan que su negocio crezca en España? ¿Cuánto?

Primeramente, me gustaría destacar que Hewlett Packard Enterprise es una empresa con más de 80 años de historia y que opera en España desde hace 50 años, por lo que nos consideramos también una empresa española. En estos años, no hemos dejado de innovar en áreas críticas para la transformación digital, impulsando organizaciones inclusivas y diversas, así como la creación de centros internacionales como el que tenemos en Barcelona, con más de 600 profesionales de 35 nacionalidades distintas, nuestro Centro de Migración a sistemas abiertos o el Centro de Tecnología para Empresas en Las Rozas de Madrid.

Para conseguir impulsar la economía en España, como compañía queremos posicionar nuestro país como un destino preferente para localizar inversiones tecnológicas, que dada su naturaleza son de alto valor añadido, para generar empleo de calidad y ejercer un efecto multiplicador en el ecosistema español de la innovación. Debemos mantener la confianza de los inversores, y para ello es imprescindible garantizar la seguridad jurídica, así como un marco socio-económico estable, además de continuar con el desarrollo de políticas públicas, que fomenten la inversión en tecnología e innovación, así como la simplificación administrativa y burocrática. Una formación universitaria, con orientación empresarial y colaboración público-privada, es un factor clave para atraer inversiones. Debemos ir por delante en incorporar conocimiento en áreas como la Inteligencia Artificial, la Supercomputación o la Ciberseguridad entre otras. De esta manera, lograremos que en España no sólo consumamos tecnología, sino que la desarrollemos con nuestro talento, que es mucho, y que nuestro negocio crezca en un futuro a corto plazo.

 

 

"Para conseguir impulsar la economía en España, como compañía queremos posicionar nuestro país como un destino preferente para localizar inversiones tecnológicas"

 

 

¿Qué expectativas de negocio tienen para 2021?

Hace dos años, HPE anunció el concepto de 'Empresa del Futuro', que estaría centrada en el extremo, habilitada para la nube y dirigida por los datos. Alrededor de este enfoque gira nuestra estrategia, que a día de hoy ha sido validada tanto por el mercado como por los analistas. Actualmente y de cara a nuestro año fiscal 2021, buscamos transformar nuestros negocios principales, duplicar nuestras áreas clave de crecimiento y ofrecer toda nuestra cartera en modo servicio mediante una amplia gama de ofertas que van desde el extremo hasta la nube. Estas prioridades estratégicas nos permitirán impulsar un crecimiento a largo plazo, sostenible y rentable. 

Dentro de nuestros negocios principales, tenemos que destacar los de computación y almacenamiento, ya que son críticos para nuestros clientes y para nuestra capacidad de invertir en el crecimiento futuro. Tal y como muestran los resultados correspondientes al segundo trimestre de 2020 publicados por IDC, HPE en España es líder destacado en el mercado de infraestructura para el Centro de Datos. Una vez más, somos el principal fabricante de servidores x86 y reforzamos nuestro liderazgo en almacenamiento externo. Continuaremos centrándonos en la optimización de nuestros costes de I+D y de la cadena de suministro para ofrecer el menor coste por recursos de carga de trabajo de computación. Hemos hecho un progreso significativo este año y continuaremos nuestros esfuerzos para impulsar la simplificación de la oferta y la eficiencia de la cadena de suministro.

Nuestra capacidad de servicio y todo el conocimiento de nuestros ingenieros, y de nuestros partners es, sin duda, un pilar fundamental para el crecimiento de HPE en España, prestando apoyo consultivo, de implantación y de gestión en las transformaciones digitales de los clientes, la evolución de sus soluciones de red desde el acceso al core, telecomunicaciones, 5G, IA, etc. Por último, seguiremos enfocados en los modelos de pago por uso para permitir a nuestros clientes ofrecer soluciones de consumo que muestran on premises la misma flexibilidad, elasticidad y transparencia, que las nubes públicas.

 

"Seguiremos poniendo especial énfasis en HPC. Poseemos el 35-40% del mercado de la supercomputación y aún más en los sistemas de gama alta, de exascala"

 

¿Cuáles serán las tecnologías que, en su opinión, acumularán mayor inversión el próximo año?

Tenemos que tener en cuenta que se estima que más del 45% de la fuerza de trabajo trabajará de forma remota de este año en adelante, y que por tanto, la explosión de datos, dispositivos y aplicaciones impulsará la demanda de conectividad segura, análisis y capacidades de computación en la nube y en el extremo. De hecho, según los analistas de la industria, en la próxima década se gastarán más de 700.000 millones de dólares en CAPEX acumulativo en infraestructura de TI y software en el edge. En este contexto, en nuestro caso seguiremos poniendo especial énfasis en HPC. Poseemos el 35-40% del mercado de la supercomputación y aún más en los sistemas de gama alta, de exascala, así que a medida que los sistemas se hacen más grandes, nuestras ventajas tecnológicas se incrementan. Aparte de que el mercado general de HPC es grande, y mueve 23.000 millones de dólares, está creciendo a un ritmo del 15% anual. Por ello, estamos invirtiendo más en I+D que cualquiera de nuestros competidores.

Otro campo que seguirá creciendo es el cloud híbrido. Hoy en día, más del 70% de las aplicaciones y datos todavía residen en un centro de datos, no en una nube pública, y más aplicaciones y datos se están moviendo hacia el extremo, el lugar donde vivimos y trabajamos. Dado que el mundo es híbrido, nuestro enfoque en este campo se basa en proporcionar una verdadera experiencia de nube distribuida —en el extremo, en un centro de datos, en una co-ubicación o en la nube pública— para ayudar a los clientes a modernizar y transformar sus aplicaciones.

Y, por último, dado que empresas de todos los tamaños buscan transformarse digitalmente pero se enfrentan a muchos retos, como la falta de conocimientos informáticos internos, presupuestos y opciones de financiación limitados, y la falta de flexibilidad para elegir la base tecnológica que mejor se adapte a sus necesidades, se seguirá invirtiendo en proporcionar modelos as a service.

 

"La explosión de datos, dispositivos y aplicaciones impulsará la demanda de conectividad segura, análisis y capacidades de computación en la nube y en el extremo"

 

Por último, ¿cuál será la tecnología estrella de 2021? 

Claramente apostamos por el consumo de la tecnología como servicio. En 2019, HPE se comprometió a entregar todo su portfolio como un servicio para finales de 2022 y este año hemos visto una aceleración de los modelos as a service en todos los aspectos de la TI. Desde HPE proponemos generalizar el consumo de la infraestructura con un punto de vista diferente. La infraestructura que no se consume, tiene un coste. No poder acceder a un extra de capacidad cuando un pico en el negocio así lo requiere, de forma inmediata y controlada, supone también un gasto. Y no tener la libertad de mover las cargas de trabajo, quizás sea el coste mayor de todos. Creemos que el consumo de recursos de TI no debe ir ligado a un determinado proveedor, porque el cloud es una experiencia, no un destino.

Además, destacaría también tecnologías estrella como las relacionadas con IA, HPC o 5G. Respecto a esta última, desde HPE hemos creado un laboratorio de 5G cuyo propósito es que nuestros clientes y partners tecnológicos puedan probar soluciones en un entorno controlado y poder habilitarlas cuanto antes para su salida al mercado. 

En conclusión, en Hewlett Packard Enterprise tenemos todas las innovaciones necesarias para ayudar a empresas e instituciones a afrontar los nuevos retos tecnológicos que les permitan impulsar sus negocios y mejorar los servicios a los ciudadanos. Y todo desde nuestro firme propósito de mejorar la forma en que las personas viven y trabajan, porque estamos convencidos de que más tecnología es más salud, mayor bienestar, mayor cohesión social, más sostenibilidad, más productividad, mayor competitividad y, en definitiva, mejor crecimiento económico.

 


Últimas Noticias

código TENDENCIAS