Logo Computerworld University

El lenguaje de la tecnología

Escudo Computerworld University

¿Realidad o ficción? Desmontando los estereotipos del hacker en el cine

A continuación, te contamos algunos de los clichés que han acompañado siempre a estos profesionales a través de sus películas. ¿Los reconoces? Celebramos contigo el Día del Orgullo Friki de este 25 de mayo

hacker

Hasta hace pocos años el diccionario de la RAE definía al hacker como un pirata informático: “Persona que accede ilegalmente a sistemas informáticos ajenos para apropiárselos u obtener información secreta”. A partir de 2017, y gracias a peticiones de la comunidad hacker, a este término se le añadió otra acepción (y más adecuada a su esencia): “Persona con grandes habilidades en el manejo de computadoras que investiga un sistema informático para avisar de los fallos y desarrollar técnicas de mejora”. La cultura pop también se ha encargado de replicar una imagen estereotipada de los hackers.

Pasamontañas, código verde y ambiente oscuro, solitarios y desafiantes, criminales y todopoderosos así es como se les suele representar en la mayor parte de las ocasiones. Un hacker con capucha, pasamontañas, que pasa la mayor parte de las horas del día en una habitación oscura rodeado de latas vacías (y cartones de pizza). Un hacker con apariencia alternativa, rastas, sobrepeso o extrema delgadez, palidez y/o sudadera y cadenas o pinchos frente a varias pantallas funcionando al mismo tiempo. Un hacker con ego, que todo lo consigue frente a su pantalla negra en la que aparecen ventanas superponiéndose unas sobre otras, así como código verde sobre fondo negro que hace ruido al aparecer rápidamente en cascada.

El ejemplo lo tenemos en The Net (1995) donde Sandra Bullock da vida a Angela Bennett. Esta hacker trabaja aislada desde su casa detectando y analizando virus informáticos, hasta que un suceso da un giro a su vida y le obliga a huir, enfrentándose a una nueva soledad. En este caso se representa también la imagen del hacker capaz de acceder de manera sencilla a información confidencial y de causar daños irreparables. La jungla 4.0 (2007) es un ejemplo de película en la que los hackers se ven como criminales que pueden causar daños irreversibles sin ser detectados.

La realidad es que los hackers, al igual que cualquier otro grupo de la sociedad, no se posicionan en un lado de las cosas (y mucho menos en el lado malo). De hecho, hay que recordar que ayudaron a construir el internet que conocemos, crearon el universo open source y son quienes realmente protegen a usuarios y organizaciones como expertos en ciberseguridad que son. Gracias a ellos trabajamos en áreas como la informática y la telecomunicación. Recuerda: los hackers son buenos, aunque el universo audiovisual los represente como el antagonista de nuestras vidas.

Aunque siempre tiene un componente de desafío, hackear sistemas no es tan fácil ni rápido. “Es necesario tener en cuenta que las intrusiones de un ciberdelincuente siempre tienen una premisa de no detección. Nadie actúa a tanta velocidad para obtener algo, todo sigue unos pasos. En la vida real el malo tiene todo el tiempo del mundo para conseguir su objetivo, porque lo que quiere es lograrlo evitando ser detectado, y eso se consigue yendo poco a poco”, explica Gonzalo Sánchez Delgado. Añade que en la realidad las intrusiones son largas. Pueden durar semanas, meses y hasta años.


Conozca el Plan de Promoción de los Estudios de Telecomunicación, liderado por el Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación. 



TE PUEDE INTERESAR...

Últimas Noticias

liderazgo Liderazgo & Gestión TI


Registro:

Eventos: