Tecnología | Artículos | 28 FEB 2019

Concienciación, Formación, Talleres, y Certificación

concienciacion y planificacion
Marlon Molina

Esta pregunta se hace con mucha frecuencia en los departamentos de Recursos Humanos, en las universidades, y en cientos de momentos en los que se vive un cambio. ¿Cómo decidir cuándo hacer una acción de concienciación, o cuándo ir hasta una certificación?

Analicemos por ejemplo una de las certificaciones más comunes que tenemos, el carnet o permiso de conducir. Es una certificación porque incluye formación, demostración de habilidades y evaluaciones.

La sociedad considera suficientemente importante la conducción de un automotor en las calles que exige un proceso de certificación o acreditación, dejarlo en un taller o en una formación no parece suficiente, la atención que se espera del conductor es suficiente para justificar que sin un permiso vigente, actualizado, y auditado no se le permitirá conducir ni optar a un seguro.

Por otro lado, las calles están llenas de carteles y acciones de concienciación, en referencia a elementos que se evalúan, y se controlan con el permiso. Qué sentido tiene concienciar si se tiene localizados a todos los que tienen un permiso, y no solo eso, necesitan renovarlo cada cierto tiempo con lo que se les puede sancionar con facilidad; recordarles, claro está, que hay asuntos importantes y relevantes que no deben pasar por alto, ni dar por sentado.

“La certificación además da imprime confianza y certeza”

Es así como se inicia desde los colegios enseñando seguridad vial, concienciando, para que cuando quieran poner sus manos en el volante pasen por un proceso de formación, talleres (horas prácticas) para finalmente obtener el certificado.

Provocar el cambio en la empresa

Hay momentos en que en la empresa se requiere hacer conciencia. Por ejemplo, si existe el propósito para reciclar, se decora con mensajes, se hacen vídeos, concursos, e incluso formaciones cortas para que pase a formar parte de la cultura de todos. Sin embargo, si queremos que la empresa participe en un concurso de empresas responsables con el medio ambiente, quizá tenemos que ir un nivel más y acompañar las acciones de concienciación con formación y algún taller haciendo que los empleados de forma práctica sepan dónde descartar algo y cómo hacerlo.

¿Cuándo ir a por un certificado?

Siguiendo con el ejemplo anterior, la concienciación sirve muy bien al corto plazo y con mensajes muy puntuales y simples, sin embargo, la certificación es para asentar conocimiento a largo plazo y con mayor profundidad.

Dominio Concienciación Formación Taller Certificación
Velocidad para enviar el mensaje +++ + ++ +
Impacto en el Negocio + ++ ++ +++
Confianza que da al profesional   + ++ +++
Conocimiento   ++ ++ +++
Profundidad del mensaje + +++ ++ +++
Aplicación a seguros, legal, licitaciones, normas de calidad, acreditaciones   + + +++
Nivel de atención durante el proceso   + +++ +++

 

Un líder que quiere transformar su empresa podría asistir a muchos eventos cortos, obteniendo un gran beneficio para confirmar lo que desea transformar en su organización, pero el “cómo” solo lo puede adquirir con programas en mayor profundidad como la formación o los talleres, y si quiere añadir confianza y un cambio permanente ha de pensar en la certificación.

Siete dominios de impacto

Sin generalizar, hay todo tipo de actividades que van desde la concienciación hasta la certificación, y por supuesto no se puede generalizar todos. Los siguientes dominios sirven para hacerse una mejor idea a la hora de planificar actividades.

  1. Velocidad para enviar el mensaje. Muchas veces no se puede esperar, y hay mensajes muy sencillos y directos que pueden realizarse en charlas cortas, con mensajes y vídeos cortos, y asistiendo a congresos y eventos. Un plan para concienciar es posible diseñarlo rápidamente, lo mismo que algunos talleres ensayando habilidades.
  2. Impacto en el Negocio. Los temas de mayor profundidad y con mayor impacto en el negocio han de hacerse con mayor planificación y muchas veces usando estándares de la industria.
  3. Confianza al profesional. La certificación es la herramienta que mayor confianza entrega al profesional gracias al examen. Por ejemplo en el idioma inglés, las personas no tienen la confianza de saberse conocedores de una materia o bien hasta que hacen un viaje y hablan (Taller), o cuando superan un examen de certificación.
  4. Conocimiento. El aprendizaje de una materia puede hacerse de forma escalonada, la concienciación, la formación, los talleres prácticos y la certificación van escalando el conocimiento.
  5. Profundidad del mensaje. Cuando se requiere mayor profundidad en la materia o el mensaje, tanto la formación como la certificación serían los mejores medios.
  6. Aplicación a seguros, legal, licitaciones, normas de calidad, acreditaciones. En muchos casos, el aprendizaje es requisito para cumplir con requerimientos legales, o para aplicar a un seguro, o participar en una licitación. La certificación valida el conocimiento, y utiliza terceros para la validación lo que aumenta la capacidad de la prueba.
  7. Nivel de atención durante el proceso. Un beneficio indiscutible que tienen los talleres prácticos es que el participante no puede distraerse y vive la experiencia. En el caso del certificado el estudiante se enfrenta con mayor atención a la formación y al proceso en general debido a que sabe que hay un examen al final.


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios